Dado que el compresors dentales silencioso es un elemento que compramos en pocas ocasiones a lo largo de nuestra vida odontológica, deberemos tener en cuenta algunas consideraciones para no equivocarnos al hacerlo.


Lo primero que debemos pensar entonces es para cuantos sillones odontológicos debe abastecernos, dado que depende de la cantidad, será la capacidad del tanque, los litro por minutos que entregue y los caballos de fuerza, en los que debamos pensar, pero eso no es una condición suficiente dado que se deberá también tener en cuenta el tipo de eyector que posea nuestra unidad dado que la cantidad de aire necesaria para que trabaje correctamente no será igual en uno de baja que de alta potencia.


Una vez determinado lo anterior y teniendo en cuenta los modelos que se nos ofrecen, lo segundo en tener en cuenta es el tamaño donde vamos a ubicar el compresor.


Determinado los dos puntos anteriores tendremos que ver en las opciones si lo deseamos libre de aceite ( lo más recomendado) ó con aceite.


Otro punto a determinar es el referido a la humedad en el aire. Actualmente se ofrecen compresor odontologico que poseen secador del aire y cuando éste ingresa al compresor, eliminan la humedad lo que se traduce en la no necesidad de realizar el purgado cada una determinada cantidad de tiempo.


Por último también, tener en cuenta el ruido que realice. Lo ideal es tener un compresor que no supere los 70 dB ( decibeles) si se va a colocar dentro del consultorio o muy próximo a él.


Para dismunuirlo las empresas venden unas cajas especiales donde poder colocarlo especialmente diseñadas para amortiguarlo.

COXO® Los motores de compresor de aire dentales 550W